viernes, 15 de febrero de 2008

Del talante a la tensión

Pues sí, llegamos al final de la etapa del talante, para ZP el talante no sirve para ganar elecciones, para ganar necesita tensión.

No sabemos a que tensión se refiere, si a la provocada por los que agredieron a María San Gil en Santiago o a la que nos producen escándalos como las reformas de 250000€ en un piso para un ministro, que ya había sido reformado en 2002. También se puede referir a la tensión que le produce a los españoles la posibilidad de que se vuelva a negociar políticamente con terroristas, o que el paro y la inflación sigan subiendo mientras ellos dicen que no pasa nada.

Quizá la tensión que necesita es la que le produce el PP al PSOE, proponiendo medidas, calculadas, estudiadas, y posibles. Haciendo cada día una propuesta del programa popular, obligándolos a contraprogramar sus actos porque no son capaces de recuperar la iniciativa política que está consiguiendo Rajoy día a día.
Critican las propuestas del PP, pero ellos no tienen alternativas, y no las tienen porque no son alternativa de gobierno, sino de oposición.