viernes, 14 de marzo de 2008

"Derrota sin paliativos"

Así de claro fué Baltar el mismo domingo, el PP de Ourense no puede considerar de otra manera estos resultados.

Es cierto que seguimos siendo la primera fuerza en la provincia, pero la bajada generalizada, incluida la ciudad no admite discusión.


También es cierto que las circunstancias han cambiado mucho desde las últimas generales, pero un partido vivo, que aspira a gobernar, no se puede escudar en eso. Si las circunstancias son adversas hay que luchar por cambiarlas y no usarlas como excusa.

Todo el mundo habla de que hay que encontrar los fallos y evitarlos en el futuro. Después de perder las autonómicas y después de perder las municipales, se dijo exactamente lo mismo que ahora, y los resultados siguen siendo malos, incluso peores.

Antes de ponerse a hacer cambios a lo loco, lo primero que hay que hacer es recuperar algo que el partido perdió ya hace mucho tiempo, el dialogo y la discusión interna, el debate de ideas y la confrontación de posturas, ¿y por qué no?. Las reuniones tienen que dejar de ser charlas y la gente debe perder el miedo a hablar delante de todos y no hacerlo solo en corrillos de afines. Hay que perder el miedo, ni Baltar ni Poly se comen a nadie por opinar diferente.

Y en esto, también tenemos mucho que decir los jóvenes.
Somos los primeros en pedir renovación, somos los primeros en aportar trabajo e ideas, también somos los primeros en escuchar las quejas (somos los más cercanos y es más fácil hablar con nosotros que con un presidente), por lo tanto, tenemos que empezar a hacernos oír y sobre todo hacernos escuchar.

Y quiero felicitar a todos esos jóvenes que trabajaron en la campaña en la ciudad, los jóvenes del Área da Mocidade, que no pararon, que trabajaron, que fueron TODOS interventores y apoderados, que aportaron ideas, gente e ilusión. Ilusión, algo para lo que no hace falta dinero, y que en estas elecciones brilló por su ausencia.