viernes, 27 de noviembre de 2009

España secuestrada.

Un país al que grupos de piratas extorsiona, con éxito, en varias ocasiones.

Un país en el que las más altas instacias judiciales (Tribunal Constitucional) son presionadas por todos los medios, los públicos y seguramente también por los que no nos enteramos.

Un país en el que la justicia tarda años en resolver sus asuntos, en el que se duda y con razón de la separación de poderes.

Un país que va camino de los 4 millones de parados y acuciado por la crisis económica y financiera.

Un país sin un presidente competente.

Un desastre.