viernes, 26 de febrero de 2010

Una propuesta para nuestra ciudad.

Con motivo de las ultimas informaciónes sobre el futuro del Edificio que ocupó el Banco de España, que ponen en duda que el edificio pase a manos municipales, “Limiar” quiere mostrar a su máxima decepción con la gestión que está realizando el gobierno de esta ciudad.

Hay muchos ejemplos de gestiones bien distintas. En otras ciudades, estos edificios que hoy gestiona SEGIPSA, en algunos casos pasaron a ser edificios de la administración central, albergando distintas oficinas dejando espacios para uso público y cultural de la ciudadanía como en Teruel, otros pasaron a ser propiedad del ayuntamiento como el de Tarragona, que se va a dedicar al turismo, y otros como el de Cáceres albergará solo las oficinas de Hacienda y Catastro. En Huelva e Granada fué la Junta la que se a hecho con la propiedad de los edificios y negocia con los ayuntamientos su futuro.

En Ourense, y partiendo de la información que facilita Segipsa, el edifcio también pasará a ser de únicamente de oficinas del estado.

http://www.segipsa.es/

Para Limiar las negociaciones no van por buen camino.
Una sola planta, alquilada, para uso municipal es insuficiente.
Miguel Prado, presidente da Comisión de Participación Cidadá y Urbanismo, considera que una sola planta, alquilada, para uso municipal es insuficiente, existiendo ya unha partida de 2M de € para la rehabilitación del edificio en los presupuestos del Estado, que el Concello cargue con esta rehabilitación, sería de risa ,si no estuviésemos hablando del dinero públicos.
“Tenemos que empezar a pensar a lo grande” afirma Miguel Prado, “en Ourense desde hace años no hay ni se propone ningún proyecto que realmente pueda cambiar las cosas”.
“El gobierno municipal actual carece de ideas, de iniciativa, por lo que desde Limiar proponemos que se reactive el proyecto de traslado del campo de fútbol de O Couto, y que en el edificio administrativo que se debe construir en ese lugar se cedan las instalaciones necesarias a la administración central para que no necesite trasladar oficinas al antiguo edificio del Banco de España, como está proyectado en este momento, y que por lo tanto se ceda sin costes y ya rehabilitado a todos los ourensanos."

Una actuación de esa envergadura si sería mejorar nuestra ciudad.

Es una cuestión en la que nos debemos implicar todos, tanto la Xunta como el Estado, a instancias del Concello de Ourense, y con el apoyo de la oposición, y todos los agentes sociales de Ourense.

La Directiva de la Federación Limiar, que un año después de tomar posesión sigue esperando a ser recibida por el alcalde, propone además, que mientras el edificio permanezca cerrado y sin uso, se permitan las visitas guiadas a su interior, ya que muchos ourensanos no lo llegaron a conocer y además posee elementos llamativos para los ciudadanos, como la cámara acorazada, algo que ya se hace en otras ciudades.