lunes, 12 de julio de 2010

Suspenso general.

Balance de Limiar sobre el curso político 2009-2010 

Suspenso general.


Se acaba el curso político, y todos los políticos suspenden.

En Ourense, los políticos no se atreven a impulsar una idea para la entrada del AVE en la ciudad, la que sea, serán los técnicos quienes decidan, entonces,¿para qué queremos a los políticos?. El alcalde se inhibe totalmente en un tema que sí supo manejar en sus inicios consiguiendo un cambio de trazado mejor para la ciudad. Al PP ni se le espera.

Ourense sigue y seguirá sin polígono industrial, de nuevo, los técnicos imponen su criterio: aconsejan esperar. El alcalde sabiendo que es un tema que le generaría conflictos con sus "socios" de gobierno acepta la postura de los técnicos y no inicia los estudios y trámites pertinentes para instalar un polígono industrial para el que si están de acuerdo el PSOE y el PP. Ourense no puede esperar más, pero ningún partido, ni siquiera el mayoritario Partido Popular en la oposición, reclama.

Las grandes infraestructuras, bulevar, circunvalaciones etc. solo preocupan en momentos puntuales. En Madrid los diputados ourensanos del PSOE, nada, están al servicio del gobierno como los demás, los del PP poco, solo en momentos puntuales alguna rueda de prensa y los del BNG nada de nada, ya demostraron su poder salvando a Magdalena Álvarez. ¿Y el alcalde? ¿y la Xunta? 

La Xunta nos da la curiosa sensación de que en Ourense solo pretende cubrir el expediente, hacer lo mínimo imprescindible, al igual que los diputados del PP, que como los del PSOE en Madrid, solo están para votar.

Esta semana un jarro de agua fría a Ourense, tienen que venir de fuera a decirnos que Ourense no es una ciudad termal. Claro que no, después de muchos años haciendo bandera del termalismo y llegando al final de otra legislatura municipal, seguimos sin ningún equipamiento termal de entidad (hotel, balneario...) y lo peor es que seguirá siendo así por muchos años más.

En definitiva, Ourense siempre a la cola, gobierne quien gobierne, las inversiones casi ni llegan al 7% de lo que se invierte en Galicia, ya nadie se acuerda de ladiscriminación positiva y los políticos menos.

Y solo nos quedó el planE,  se han gastado cantidades ingentes de dinero del estado, algo que ahora pagamos todos, pero especialmente funcionarios y pensionistas, pero que si ha conseguido que se visualicen numerosas actuaciones "obriñas" por toda la ciudad. Unas con más éxito que otras, pero que ahí están, apuntadas en el haber de este alcalde.



Todo esto nos lleva a pensar que de lo que más carece Ourense es de líderes políticos que desde el poder no solo hagan gala de su ourensanismo si no que lo demuestren.

Miguel Prado. Presidente de la Comisión de Participación Cidadá de La Federación de AAVV "Limiar"