viernes, 9 de diciembre de 2011

¿Quién se fía de la Unión Europea?

A vueltas con el déficit, otra vez, si, otra vez, porque en el Tratado de Maastrich (1992) ya había un artículo, el 104C, en el que se especificaba que los países miembros no podrían incurrir en un déficit excesivo, y especificaba además que se podrían imponer sanciones a los países incumplidores y derrochadores.

¿Qué hubiera pasado si se hubiese cumplido esa norma europea? Pues que hoy estaríamos mucho mejor de lo que estamos ahora, que Zapatero no nos hubiese endeudado hasta las cejas, y que habría dinero para rescatar a los Griegos, que es un caso distinto, porque sus gobiernos engañaron a la Unión Europea falseando sus cuentas.

Ahora, durante unos años se cumplirá, se irá rebajando el déficit de todos a costa de los de siempre, y, ¿vuelta a empezar?, ya veremos...

¿Cómo va a funcionar una Europa con un presidente rotatorio, un parlamento que no manda nada, un presidente que no tiene poderes y que no conoce nadie, y con dos líderes que hacen y deshacen a su antojo pasando de todos los demás?