martes, 24 de enero de 2012

Existe una importante demanda de contenidos, y no hay una oferta legal para conseguirlos.

¿Qué impide que una serie de TV que se estrena en USA, no esté disponible en España en unos días?
Técnicamente NADA.

¿Qué impide que podamos comprar y disfrutar de series que ni se estrenan en España?
Técnicamente NADA.

¿Qué impide que podamos comprar y ver estrenos de cine en nuestra casa y sin salir de casa? 
Técnicamente NADA.

¿Qué impide que podamos comprar y descargar una canción o un disco entero en minutos?
Técnicamente NADA.

Si alguien duda de que haya demanda suficiente, solo tiene que pensar en que los beneficios de MegaUpload vienen fundamentalmente de usuarios que pagaban una suscripción para descargar contenidos que, sin ninguna duda, podrían haber descargado GRATIS.

Por lo tanto hay demanda, es técnicamente posible, y además económicamente viable. Ya existen empresas legales que generan beneficios con variados sistemas de pago, que si no van mejor es por las trabas que les ponen las distribuidoras.

Entonces, ¿cual es el problema?, que la industria que se dedica a esto, se niega a cambiar su sistema de negocio del siglo XIX y XX por uno actual, moderno y acorde con lo que demanda la sociedad. Y para no cambiar, lucha con uñas y dientes contra algo que es imbatible, Internet, alargando su agonía y poniendo furiosos y en su contra a TODOS

Ya no me sorprenden noticias como la de que los cines y videoclubes vivieron un fin de semana dorado después del cierre de Megaupload. Aunque no se lo cree nadie, la industria del entretenimiento se inventa cosas así casi a diario. Parten siempre de una premisa falsa, que cada descarga supone una venta menos.

En definitiva, cierra MEGAUPLOAD, pero sigue habiendo alternativas de sobra y gratis, lo que sigue sin haber es una alternativa de pago.