jueves, 25 de abril de 2013

Beiras sabe muy bien lo que hace, quiere sacar partido de ello y lo consigue.


En el Teatro Principal de la Política, Beiras y Feijóo interpretan sus papeles, pero hay unas normas, usos y costumbres que Beiras se ha saltado. Ha sido mal educado y ha vuelto a dar prioridad a los gestos sobre las palabras.

No es para escandalizarse, son gestos contundentes, si, pero gestos, no ha habido violencia, el peligro es que con el aumento de la tensión social, Beiras y su reacción, pueden ser entendidos como violentos y ayudar a hacer saltar esa chispa que algunos inconscientes están esperando.

¿Quién no querría dar un puñetazo en la mesa y empezar a cambiar la situación? No contra un partido ni contra un personaje en concreto, no contra el sistema, pero si contra el manejo que están haciendo los políticos de ese sistema.