viernes, 10 de enero de 2014

La debilidad del diputado.

Con motivo de la polémica suscitada por el anteproyecto de ley del aborto, recordamos que los partidos tienen instaurada la llamada disciplina de voto, y aunque el diputado es libre para votar lo que quiera, sabe que no acatar dicha disciplina conllevará, para empezar, una multa y posteriormente su posible exclusión de las listas u otro tipo de castigo más o menos imaginativo.

Entonces es lógico preguntarse como va a defender los intereses de la  provincia de Ourense, en cuestiones que nos afecten directamente, si un diputado del partido A, elegido en Ourense, está obligado a votar lo mismo que un diputado del mismo partido A, pero de Teruel, y sería lógico responderse que, simplemente, no puede hacerlo.

De nuevo, gracias a la polémica suscitada por el mencionado proyecto de ley. podemos observar, que las voces críticas que escucha la  élite de los partidos son las de presidentes autonómicos, y no las de diputados, subrayando así su irrelevancia, se trate de temas territoriales o generales.