miércoles, 15 de febrero de 2017

Más calidad y menos cantidad, te lo agradecerán.

"No tiene el mismo impacto un tuit de un perfil falso que no interactúa y que sólo rebota mensajes masivos, que un mensaje publicado por una persona que ya es conocida y reconocida por sus seguidores".

En resumen, es más útil y efectivo centrar los esfuerzos de una campaña en redes sociales en la calidad y no en la cantidad.

Puede que la presión ejercida por el "cliente" nos incline hacia la cantidad, las estadísticas y los números empezarán a brillar antes, pero también se oscurecerán rápidamente y no habremos conseguido ningún objetivo real.

Una campaña, en este caso hablo de política, tranquila, trabajada y correctamente planificada, que incluya formación y sensibilización de militantes y simpatizantes logrará, poco a poco, gran capacidad de influencia de manera prácticamente natural.

Lograremos así un doble objetivo: dar una imagen honrada del partido o candidato, que buena falta hace, y conseguir una base de seguidores en nuestras redes que funcionará sola, de manera natural y real.

Si además ofrecemos contenido de calidad, somos elegantes con la campaña, cuidamos las publicaciones y participamos en las conversaciones, el éxito está asegurado.

"Si lo construyes, ellos vendrán"